Archivos mensuales: Marzo 2012

Recital de poesía de Ignacio Elguro y Javier Lostalé

Ignacio Elguero leerá poemas de su nuevo libre : "Siempre"


 
Lugar: Palau de la Música.
Paseo de la Alameda, 30 46023 · Valencia

Dia: 28 de Marzo

Hora: 19.30h


 
CICATRIZ

Tiene la cicatriz

siempre una historia.

Una forma, un grosor,

una oración, un drama.

Es un humo interior

amargo, seco;

como si no acabase

de quemarse del todo.

 

Somos un mapa extenso

de negras cicatrices,

de cicatrices blancas,

heredadas, cosechadas, apátridas.

De niña tú llevaste

mis dedos a tu frente

para que acariciara

la marca del columpio sobre el ojo.

 

Luego miré mi ombligo

como quien busca un padre,

una madre, un hermano.

 

He elevado una cruz.

La he levantado a lo alto

para ver si su sombra cicatriza

o se ulcera o supura.

 

Luego viniste tú,

o tú, quién sabe quién

para ser golpe, estigma,

tentación, abandono;

Para dejar la brecha

abierta, gangrenada.

 

Fue tardío saber

que todo cura.

Saber que ya tu madre

no acude con tu llanto.

Que el nombre que escribiste

en la corteza roja de aquel árbol

nunca tuvo de ti la misma idea.

INSOMNIO

 
Es medianoche, llueve.

Estoy pensando en ti.

Miro el globo lunar

en su extensión dorada.

Es uva y es guijarro,

y eres tú, y es tu boca.

El cielo es un cartón

negro, cobrizo

como una ilustración de anocheceres.

 

Dónde estarás, con quién, si no es conmigo

me pregunto esta noche interminable

mientras llevo mi mano hacia la luz

para alcanzar el mundo.

 

Te mandaré más flores

si amanece.

Este invierno termina y ya hay violetas.

Me gusta su color, es una nube

anclada en el verano.

Se ha levantado viento,

los árboles se agitan

como espadas.

Sigo pensando en ti,

no hago otra cosa.

 

Me asomo al ventanal

y miro al norte,

tal vez estés allí;

quizá ahora estés dormida y todo es sueño.

 

Ya se escapa esta noche arrinconada

con su lento lenguaje de lo oscuro.

Se volverá naranja

el cielo en unas horas.

Hay otra claridad tras esas luces

y un corazón dorado,

un músculo de luz

más allá de la sombra.

Habrá un nuevo combate,

habrá otro día

y otra noche de duda, y otra luna lejana.

 

¿Acaso tú me esperas?

Sigo pensando en ti,

no sé hasta cuando.